Home»News»El 80% de alimentos que se consumen en Puerto Rico son importados

El 80% de alimentos que se consumen en Puerto Rico son importados

Navarro sostuvo que "la intención es aumentar los niveles de almacenaje en la isla para evitar un escenario de escasez, como sucedió tras el paso de los huracanes Irma y María. En la medida se establece que la pérdida será compensada con un alza en el cobro de las patentes municipales, impuesto a toda persona dedicada a la prestación de servicios o venta de bienes con fines de lucro".

0
Shares
Pinterest Google+

Nueva York – El 80 por ciento de todos los alimentos que se consumen en Puerto Rico son importados, según puso hoy de relieve el presidente del Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CPA’s), Ramón Ponte, en una vista para un proyecto de la Cámara cuyo fin es eliminar el impuesto a las mercancías almacenadas y aumentar la patente municipal de 1,50 % a 1,80 %, como método para compensar a los municipios por la eliminación del arbitrio.

Ponte reveló que de la canasta de alimentos consumidos localmente, muy pocos se producen en Puerto Rico y que incluso el 100% de los cereales, grasas y azúcares, el 90% de las legumbres, pescados, mariscos, sopas y especias son importados.

Además, que más del 80% del café, cacao, te, hortalizas, carnes y frutas también vienen del extranjero.

Ponte agregó que los productos alimenticios que más se producen localmente son leche, sus derivados, farináceos y huevos.

Los datos fueron vertidos durante la tercera vista pública de la Comisión del Gobierno que preside el representante Jorge Navarro y de la Comisión de Hacienda que preside Antonio Soto, para considerar el citado proyecto de la autoría del presidente del Cuerpo, Carlos Méndez.

Navarro sostuvo que “la intención es aumentar los niveles de almacenaje en la isla para evitar un escenario de escasez, como sucedió tras el paso de los huracanes Irma y María. En la medida se establece que la pérdida será compensada con un alza en el cobro de las patentes municipales, impuesto a toda persona dedicada a la prestación de servicios o venta de bienes con fines de lucro”.

Ponte expresó que por años han estado abogando por la eliminación del impuesto a la propiedad sobre los inventarios y sobre otros impuestos que “encarecen la actividad productiva de los negocios”, como el Impuesto Sobre Ventas y Uso (IVU, y B2B0).

No obstante, indicó que “reconocemos que no hay soluciones sencillas a todos los problemas económicos que tiene el país, y conscientes de la situación fiscal tanto del Gobierno como los municipios, la situación amerita que todos los sectores hagamos un esfuerzo conjunto para encontrar alternativas que sean viables para resolver la crisis y asegurar el bienestar de las futuras generaciones”.

Por ello recomendó que el proyecto de ley debe ser enmendado de manera que permita la auto tasación de la propiedad inmueble y su correspondiente, utilizando como base el costo de dicha propiedad y mejoras y las tasas provistas por el CRIM; la revisión de la base contributiva sujeta a contribución sobre la propiedad inmueble y de la tasa aplicable y una contribución sobre el promedio mensual del costo sobre los bienes vendidos, a una tasa contributiva reducida en sustitución del actual impuesto a la propiedad sobre inventarios.

Navarro Suárez expresó que “la medida no está escrita sobre piedra. Hay que ver cómo son los escenarios y ver cómo se puede trabajar. Las vistas públicas son para trabajar la medida”.

Asimismo, el presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico, (ASORE), José Salvatella (CPA), recomendó que se tome en cuenta la cantidad de inversión que va a surgir como resultado de las pérdidas ocasionadas por huracanes Irma y María.

Mientras, Cristian Bernaschina, presidente del Comité Legislativo y miembro de la Junta de Directores de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, coincidió con el Colegio de CPA’s de que la auto tasación tiene que ser un remedio efectivo.

“Lo vemos todos los días en el sector comercial donde tenemos dueños de negocios en centros comerciales que han realizado mejoras y esas mejoras nunca fueron tasadas, así como los segundos pisos en las residencias. Hay mucha construcción informal que no se ha reportado. En cuanto a las viviendas nuevas, estas son fáciles de tasar, es lo que pasa después con las construcciones de mejoras como expansiones y piscinas lo que se tiene que seguir”, concluyó. EFEUSA

Previous post

Estar obeso reduce la cantidad de papilas gustativas en la lengua

Next post

El 88 % de hospitales venezolanos tiene fallas en el suministro de medicinas